Alias el Gordo Murillo es señalado de ser la mano derecha de alias Pablito uno de los principales jefes del ELN.
Alias el Gordo Murillo es señalado de ser la mano derecha de alias Pablito uno de los principales jefes del ELN.

En una operación coordinada entre la Policía y la Fiscalía cayeron en Arauca -departamento fronterizo con Venezuela- dos hombres de confianza del jefe del ELN alias “Pablito”.

Ellos son alias “El Gordo Murillo”, también conocido como alias “Checho”, que era jefe político del Frente de Guerra Oriental, y alias “El Flaco Niño” o “Chicharito”, coordinador político y de masas del Frente Domingo Laín Sáenz. Estos dos hombres son sindicados, entre otros múltiples crímenes, de haber coordinado y organizado el atentado contra la Escuela de Policía General de Santander en enero de este año, el cual cobró la vida de 22 cadetes.

“A los capturados se les imputarán los delitos de concierto para delinquir en concurso heterogéneo con terrorismo, rebelión y obstrucción de vías públicas que afectan el orden público, y en el caso de ‘El Gordo’ se le acusara además de secuestro”, afirmó el general Fabio López Cruz, director de la Policía Judicial (Dijin).

Según las autoridades “El Gordo Murillo” y “Flaco Niño” llevan 20 años y 15 años, respectivamente, haciendo parte de la guerrilla y son hombres de confianza de Gustavo Aníbal Giraldo, alias “Pablito”, uno de los principales jefes del ELN representante de la línea más dura y criminal del grupo insurgente.

Estos hombres, de acuerdo con la Dijin, tenían como función principal organizar el trabajo de masas en las municipios de Arauquita, Tame y Saravena, en el departamento de Arauca, donde adelantaban paros armados, marchas campesinas, protestas y mingas indígenas.

El ELN es una guerrilla con fuerte presencia histórica en las organizaciones sociales de base y en algunos territorios de Colombia sirven como articuladores entre las mismas.

En esta labor “El Gordo Murillo" tiene el perfil más alto de los capturados, ya que en palabras del director de la Dijin “sería el articulador de la línea estratégica ordenada por ‘Pablito’, integrante del Comando Central, COCE, en aras de consolidar los movimientos políticos regionales (...) para lograr su cometido coordinaba reuniones con las juntas de acción comunal con el fin de propagar la ideología del ELN”.

Agregó que las personas que incumplían estas citas las obligaban a pagar “sumas de dinero” y que el “Gordo Murillo” además de integrar el ELN “es un líder social del movimiento Político de Masas Social y Popular del centro oriente colombiano”.

La información conocida de las actividades delincuenciales de este hombre muestra que ya había sido condenado a tres años de cárcel en 2003 por el delito de Rebelión, tiempo que cumplió en La Picota de Bogotá.

Es señalado de coordinar los 25 ataques que este año se han hecho contra oleoducto de Caño Limón Coveñas, representando millonarias pérdidas al Estado; de perpetrar el secuestro del ingeniero Rafel Andrés Riaño el 13 de enero de 2018; del atentado contra dos policías en Saravena (Arauca) el 3 de junio de 2018: y del bloqueo de una de las principales vías de Arauca en julio de 2017 al atravesar un camión cargado con explosivos.

De este hombre además se sabe que se movía constantemente por el país, registrando varias salidas hacia Cuba y Venezuela, reitera el general López que su fuerte es el manejo de masas y que se le considera “la mano derecha de alias Pablito”.