El presidente de Colombia, Iván Duque, ha sido una de las voces regionales más insistentes sobre los riesgos de la reelección indefinida.
El presidente de Colombia, Iván Duque, ha sido una de las voces regionales más insistentes sobre los riesgos de la reelección indefinida.

A pocos días de una nueva elección presidencial en Bolivia que le podría dar el cuarto mandato consecutivo al actual presidente Evo Morales, Colombia se prepara para presentar una consulta ante la CIDH sobre los riesgos de la reelección indefinida para las democracias de América Latina.

Morales ha sido uno de los principales defensores de la reelección indefinida como un derecho humano que se desprende de la garantía al derecho político de “elegir y ser elegido”, con este argumento logró validar su última elección y postularle para los nuevos comicios, algo que ha despertado polémica en la región y levantado cuestionamientos sobre la forma en que algunos gobiernos, como el de Daniel Ortega en Nicaragua y el de Nicolás Maduro en Venezuela, hacen uso de esta práctica.

La voz más insistente entre los mandatarios regionales ha sido la del presidente colombiano Iván Duque, quien en agosto afirmó ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que sesionaba en Colombia durante ese mes, que la reelección indefinida entendida como derecho humano ponía en riesgo a la democracia y violaba la carta de Lima.

“Creemos conveniente solicitar una opinión consultiva para que haya un pronunciamiento por parte de la Corte Interamericana [sobre la reelección], porque no podemos permitir ni observar que, producto de estas interpretaciones donde la reelección es un derecho humano, se cabalgue hacia las dictocracias y después hacia la captura total del Estado", afirmó entonces Duque.

Evo Morales busca su cuarto mandato en Bolivia (REUTERS/David Mercado)
Evo Morales busca su cuarto mandato en Bolivia (REUTERS/David Mercado)

Dicha consulta, como ha sido revelado por medios colombianos y por el ex presidente Andrés Pastrana, será elevada la próxima semana ante la CIDH y su objetivo será buscar un pronunciamiento concreto para saldar el tema de si la reelección indefinida es o no un derecho humano, algo que dependiendo del resultado podría desestabilizar los gobiernos de Morales y otros mandatarios latinoamericanos.

“A más tardar la próxima semana el Presidente @IvanDuque presentará ante Corte Interamericana de San José opinión consultiva caso reelección indefinida como derecho humano, la que usan @evoespueblo y Ortega (sic)”, escribió Andres Pastrana en su twitter.

Pastrana ya se había referido al tema antes, afirmando que en la Consulta de Colombia a la CIDH se preguntará: “¿Se va a respetar la decisión del pueblo boliviano sobre el 21F? Sí o No”.

Andrés Pastrana (Reuters)
Andrés Pastrana (Reuters)

El 21F es el nombre con el que se conoció el plebiscito adelantado en Bolivia en 2016 en el que se le preguntó a los bolivianos si querían un nuevo mandato de Morales y la mayoría respondió no. Después, gracias a un fallo de la Corte Consitucional el presidente pudo volver a aspirar a un nuevo mandato.

Lo paradójico de la situación es que Colombia no es ajena a la práctica de la reelección, siendo el ex presidente y actual senador Álvaro Uribe Vélez, jefe máximo del partido de gobierno, el Centro Democrático, quien la avaló mediante una reforma constitucional, convirtiéndose en el primer presidente de Colombia en ostentar el cargo dos periodos consecutivos.

Al final de su segundo mandato Uribe trató de extender la reelección vía referendo para quedarse en el cargo, pero la Corte Constitucional lo impidió al encontrarlo contrario a la Constitución. En ese fallo sobre el referendo reeleccionista se restringió a un máximo de dos periodos, consecutivos o no, la posibilidad de detentar la Presidencia de la República, cerrándole la puerta a un nuevo mandato de Uribe en cuerpo propio.

Después de Uribe, el presidente Juan Manuel Santos también hizo uso de la figura, siendo reelecto en 2014 para un segundo mandato, pero un año después impulsó una exitosa reforma constitucional para derogarla.