El Congreso de Colombia. (EFE)
El Congreso de Colombia. (EFE)

Un nuevo aumento salarial para los congresistas colombianos fue aprobado por el gobierno de Iván Duque tras la firma del decreto 1265 de 2019 a través del cual "se reajusta la asignación mensual para los miembros del Congreso de la República". Allí se señala que el aumento para este año será de un 4,5%, haciéndose efectivo a partir del 1 de enero.

Dicta el decreto "la certificación del reajuste salarial. Las Oficinas de Pagaduría de la Honorable Cámara de Representantes y del Honorable Senado de la República expedirán la certificación detallada de los aumentos que, en virtud del reajuste salarial fijado en el presente decreto, devenguen los miembros del Congreso para la vigencia fiscal del presente año".

Esto representa un incremento de 1.400.000 pesos (USD 439), lo cual es superior a un salario mínimo mensual legal vigente que equivale este año a $828.116 (USD 260). En total, los honorarios que devengarán los congresistas este 2019 será de $32.741.755, equivalentes a 39,5 salarios mínimos mensuales legales vigentes y que se pagan por concepto de una asignación básica, una prima de servicios y gastos de representación.

El presidente de Colombia, Iván Duque (EFE/ Ricardo Maldonado Rozo)
El presidente de Colombia, Iván Duque (EFE/ Ricardo Maldonado Rozo)

El nuevo aumento, como es usual cada año, ha despertado la indignación y el rechazo por parte de un sector de la ciudadanía que ve injusto el alto sueldo de los congresistas, sobre todo porque ésta es una institución asociada con la corrupción, una de las principales preocupaciones del país según los últimos sondeos de opinión.

En redes sociales, se impone como tendencia el #GananLosCongresistas, donde periodistas destacados del país y ciudadanos de a pie han dejado ver su inconformismo con el nuevo aumento.

Reducir el salario de los congresistas fue uno de los puntos promovidos en la llamada "Consulta Anticorrupción" que se votó en octubre del año pasado y que, pese a ser la iniciativa ciudadana con más sufragios en la historia de Colombia (alcanzando más de 11 millones de votos), le faltó para llegar al umbral y quedó sin fuerza vinculante para adelantar las reformas que proponía. En uno de sus puntos se establecía que el salario de los congresistas y altos funcionarios del Estado debería tener un tope de 25 salarios mínimos legales vigentes, lo cual representaría a cifras de hoy unos $20.700.000 (USD 6.504), más de 10 millones de pesos menos (USD 3.142) que lo que devengarán este año gracias al reajuste firmado por el presidente.

Los salarios de los congresistas colombianos son los más altos de la región. Para comparar, sus ingresos básicos en dólares son USD 10.288 cuando parlamentarios, por ejemplo, de Argentina, ganan alrededor de unos USD 3.123 brutos y más incentivos alcanzan hasta USD 5.711, poco más de la mitad de lo que ganan los colombianos.

El segundo salario más alto de la región es devengado por los legisladores brasileños, unos USD 8.135, que sigue representando una considerable diferencia de dos mil dólares frente al sueldo de los colombianos.

MÁS SOBRE ESTOS TEMAS: