Evo Morales junto al general Williams Kalliman, que lo llamaba
Evo Morales junto al general Williams Kalliman, que lo llamaba "hermano presidente" hasta que el domingo pasado le sugirió que renunciara.

Williams Kaliman, el general que apoyó durante casi un año a Evo Morales y que le sugirió el domingo pasado que renuncie por el estado de convulsión que desencadenó el fraude electoral del 20 de octubre, fue relevado este miércoles por la presidenta transitoria de Bolivia, Jeanine Añez.

El cambio del Alto Mando Militar es la primera acción de la máxima autoridad boliviana, que abrogó el decreto de nombramiento de los jefes militares firmado por Morales. En su primer decreto, la Presidenta conformó la nueva estructura de conducción de las FFAA, en uno de los momentos más críticos de la historia de Bolivia, debido a la creciente confrontación en las calles entre los ciudadanos que apoyan la salida de Evo Morales del poder y los que aún respaldan que siga. El nuevo comandante de la institución es el general Carlos Orellana Centellas, considerado por fuentes militares como “un buen oficial” y como un “operador muy eficiente”.

El comandante saliente ha sido protagonista de situaciones clave. En gran parte de su gestión se mostró como uno de los oficiales más leales a Evo Morales, a tal punto que en diversas circunstancias lo llamó “hermano Presidente” o también se declaró “soldado del proceso de cambio”, como llamó el mandatario renunciante a toda su gestión. En la línea de Morales, Kaliman expresó que las FFAA son “anticolonialistas”. Estas afirmaciones causaron críticas, considerando que la Constitución de Bolivia impide a los militares deliberar o hacer política.

Sorpresivamente, sobre todo por el perfil de la gestión de Kaliman, en plena convulsión social, en la que se esperaba que el mando de las FFAA sustenten a Morales, el comandante pronunció inicialmente su posición de neutralidad en el conflicto. Cuando la situación crítica se desbordó aún más, fue Kaliman el que sugirió el domingo pasado que renuncie para pacificar Bolivia. Sin el respaldo de las FFAA, Evo Morales anunció su dimisión.

Fuentes militares comentaron a Infobae que hubo presión de un ministro de Morales para que actúen en las calles contra los manifestantes, pero algunos de los comandantes, bajo el mando de Kaliman, se negaron a hacerlo.

Con los antecedentes del perfil del comandante, que fue uno de los más leales al presidente renunciante, surgieron suceptibilidades sobre la confianza en la autoridad militar para acompañar la sucesión constitucional y la transición, ahora conducida por Jeanine Añez. Una vez concretado su reemplazo por otro general, fuentes militares indicaron que el cambio ocurrió con la anuencia de Kaliman, que puso su cargo junto a otros comandantes a disposición de la presidenta Añez.

En su discurso de despedida, realizado en el Palacio de Gobierno, Kaliman dijo a sus sucesores que el rumbo de la institución ya está marcado. “Ustedes deben mejorar lo que hemos hecho en un momento delicado”, les dijo el comandante saliente a los nuevos jefes militares.

Por su parte, el comandante entrante remarcó que la función de las FFAA no es realizar política y recordó que se puso en marcha el operativo Sebastián Pagador para pacificar a Bolivia.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: