La Guardia Costera interceptó las embarcaciones venezolanas
La Guardia Costera interceptó las embarcaciones venezolanas

Un nuevo incidente con embarcaciones venezolanas que se dirigen a Trinidad y Tobago se produjo el pasado viernes. Dos barcos que transportaban cobre se hundieron frente a la costa de Cedros, en una península en el extremo suroccidental de la isla de Trinidad.

Las embarcaciones, identificadas como Frilay y El Cufi, llevaban ocho personas a bordo, todos ellos venezolanos.

Los barcos se hundieron cuando eran remolcados por la Guardia Costera a la bahía de Staubles. Los tripulantes, que debieron ser rescatados del agua, quedaron detenidos en esa bahía hasta el domingo por la noche, según The Guardian Media.

John Williams, propietario de ABC Trinidad Customs Brokerage Company Limited, denunció que las autoridades de la isla no permitieron a las embarcaciones atracar en el puerto de Cedros, pese a haber presentado la documentación adecuada.

"Se proporcionó la documentación adecuada, no es que intentaron ingresar ilegalmente al país, siguieron el proceso y los procedimientos necesarios para que la embarcación ingrese a T&T con el fin de realizar transacciones comerciales", indicó Williams.

"La Guardia Costera afirma que nunca lo recibieron, pero es una mentira porque la Aduana lo recibió. Ni siquiera es responsabilidad de la Guardia Costera determinar si un buque tiene carga o no, ese es el trabajo de Aduanas e Impuestos Especiales", agregó.

Williams señaló que su compañía se aseguró de notificar a las autoridades con 24 horas de antelación la llegada de los barcos. No obstante, cerca de las 8 de la mañana del viernes, cuando estaban cerca del embarcadero de Cedros, fueron interceptados por la Guardia Costera.

Las autoridades de Trinidad y Tobago manifestaron que las embarcaciones fueron detenidas porque en los documentos presentados no se especificaba la carga que llevaban a bordo. Williams, no obstante, contradijo esa versión, e indicó que la compañía envió un manifiesto a la Guardia Costera y Aduanas por correo electrónico para informar el traslado de cobre.

Williams dijo que los hombres fueron a Trinidad y Tobago a vender el cobre para comprar alimentos y otras necesidades básicas para llevar a sus familias: "Esta no es la primera vez que esto sucede. En los últimos tiempos han estado sometiendo a estos buques venezolanos a ese tipo de tratamiento, particularmente por parte de la Guardia Costera".

En los últimos meses las autoridades costeras de la isla han incrementado las medidas contra las embarcaciones venezolanas. En medio de la crisis, cada vez son más los zarpes clandestinos. Incluso el Parlamento venezolano, de mayoría opositora, informó meses atrás que mafias han conformado una red de trata de blancas. También ha ido en aumento la cifra de migrantes que naufragaron en su intento de huir del régimen de Nicolás Maduro.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: