WASHINGTON, 12 dic (Reuters) - El número de estadounidenses que presentó nuevas solicitudes de subsidios por desempleo escaló la semana pasada a un máximo de más de dos años, pero eso probablemente no señale a un repunte en los despidos, ya que el dato tiende a ser volátil en el período tras el feriado del Día de Acción de Gracias.

Los pedidos iniciales de beneficios estatales por desocupación aumentaron en 49.000 a una cifra desestacionalizada de 252.000 en la semana al 7 de diciembre, la lectura más alta desde septiembre de 2017, dijo el jueves el Departamento del Trabajo. El incremento fue el mayor desde agosto de 2017.

Economistas consultados por Reuters habían proyectado un alza a 213.000.

Los pedidos habían caído a 203.000 en la semana previa, marcando un mínimo de siete meses.

(Reporte de Lucia Mutikani. Editado en español por Janisse Huambachano)