Pese a la tregua, los ataques turcos continuaron sobre algunas zonas bajo dominio kurdo el viernes (AFP)
Pese a la tregua, los ataques turcos continuaron sobre algunas zonas bajo dominio kurdo el viernes (AFP)

Al menos 14 civiles murieron este viernes en los ataques turcos lanzados en el primer día del alto el fuego alcanzado el jueves entre Turquía y Estados Unidos, informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Los bombardeos de la aviación y la artillería turcas impactaron en los alrededores de la ciudad de Ras al Ain, donde además hirieron a 15 civiles, indicó la ONG, cuya sede se encuentra en el Reino Unido pero que cuenta con una amplia red de colaboradores sobre el terreno.

Algunos de ellos están en estado grave, por lo que el número de muertos podría aumentar, apuntó la fuente.

Ras al Ain, en la frontera con Turquía, es la primera población en la que las tropas de Ankara entraron al comienzo de su campaña militar lanzada el pasado 9 de octubre y es una de las ciudades donde el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, quiere establecer una “zona de seguridad” que llegue hasta Tal Abiad.

En esa franja fronteriza Erdogan busca reasentar a dos millones de refugiados sirios que acoge Turquía y que huyeron de la guerra de su país natal, que comenzó en 2011.

Turquía atacó las zonas kurdas en la frontera siria (AFP)
Turquía atacó las zonas kurdas en la frontera siria (AFP)

Asimismo, el Observatorio afirmó que los combates continúan entre las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), una alianza liderada por kurdos, y los rebeldes sirios respaldados por Ankara en tres ejes a las afueras de Ras al Ain, tras el ataque de esta mañana de Turquía.

De acuerdo a la ONG, con esta ultima cifra aumenta a 86 el número de los civiles muertos desde el inicio de la ofensiva, una cifra que difiere de la ofrecida por las autoridades kurdo-sirias, que elevaron ayer a los fallecidos a 218 personas.

Los kurdos indicaron anoche que acatarían el alto el fuego, pero solo en la franja fronteriza entre Ras al Ain y Tal Abiad. Hoy acusaron a Turquía de violar el alto el fuego, aunque Ankara lo negó asegurando que no ha habido combates y que se trata de “desinformación”. Además, el funcionario kurdo, Razan Hiddo, declaró que su pueblo se negaría a vivir bajo la ocupación turca.

El acuerdo de la tregua se cerró tras horas de negociación en Ankara entre el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, y el vicepresidente estadounidense, Mike Pence.

El documento firmado contempla que los combatientes kurdos abandonen una franja de territorio sirio junto a la frontera con Turquía, lo que consolida en gran medida los avances de las fuerzas turcas tras días de enfrentamientos. Estados Unidos, por su parte, se compromete a levantar las sanciones contra Turquía.

Los kurdos, que lucharon del lado de Washington contra el grupo extremista Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés), fueron atacados tras el anuncio de Trump. Desde entonces, las fuerzas kurdas invitaron al ejército del gobierno de Damasco, que a su vez cuenta con el respaldo de Rusia, a desplegarse en la zona para protegerlos de Turquía. Las tropas sirias ya ocuparon algunos puntos clave a lo largo de la frontera.

El vicepresidente Mike Pencen junto al presidente Recep Tayyip Erdogan, en Ankara, el jueves (REUTERS)
El vicepresidente Mike Pencen junto al presidente Recep Tayyip Erdogan, en Ankara, el jueves (REUTERS)

Con información de EFE y AP

MÁS SOBRE ESTE TEMA: