En tanto, Jair Bolsonaro ordenó el despliegue de dos aviones Hércules C-130 con miles de litros de agua para contener las llamas, mientras cerca de 43.000 militares están apostados en la selva
Teleshow
OPINIÓN